Ayuda en la búsqueda de su verdadero…empleo

Ayuda en la búsqueda de su verdadero…empleo

Cómo el predominio de coincidencia inadecuada al final ha provocado la necesidad de JANZZ.jobs

 

No soy funcionaria de la iglesia. No soy agente de viajes. Tampoco soy gurú de los medios sociales, carnicera, especialista en informática, pasante de finanzas corporativas o gerente de una boutique. Pero según los muchos sitios de colocación en los que me he registrado, esto es quien soy. Bueno, tengo algo que decirles a los sitios de colocación, ¡NO ME CONOCEN!

 

La búsqueda de un empleo es importante, después de todo, es su futuro. En vista de la cantidad de tiempo que le dedica, tal vez es tan importante como la búsqueda de su «media naranja». Pues, comparemos las dos.

 

De acuerdo a las tendencias actuales, cada vez más personas están utilizando los sitios de citas para encontrar a la pareja perfecta. Durante los últimos años, las citas en línea se han convertido en un fenómeno. Parece ser la manera moderna de encontrar al amor verdadero: alguien que se adapte a usted, su pareja perfecta. Y también parece ser que funciona. Por ejemplo, eHarmony orgullosamente afirma que tan solo en EE. UU., 1 de 5 parejas casadas se conocieron en su plataforma de citas.

 

Entonces, ¿cómo funciona la búsqueda de pareja en los sitios de citas?
Imagine que su corazón ansía una nueva aventura y usted decide probar un sitio web para solteros. Pasa días completando cuestionarios, perfeccionando su perfil y tal vez (probablemente) retocando su foto en Photoshop. Completa todas las preguntas requeridas y deja muy claro lo que está buscando. ¡Listo! Luego viene la espera. Al siguiente día, revisa su bandeja de entrada: 3 coincidencias. ¡Fabuloso! Pues, ¿cómo se ven las posibilidades?

 

Una mujer de 45 años, pelirroja, fan de la Saga de Crepúsculo, que odia a los niños y tiene 15 gatos. Un enérgico leñador cuyo sitio ideal para una primera cita es una churrasquería de carretera donde le gusta que su carne todavía se retuerza en su plato. Y finalmente una libertina de 80 años que busca una aventura de una noche.

 

Usted es un hombre de 30 años, en busca de una adorable rubia de una edad similar o más joven para formar un hogar, tener hijos y compartir un estilo de vida vegetariano estricto… Y a propósito, odia los gatos.

 

Tal vez tenga algo en común con estas parejas sugeridas e incluso piense, «bueno, ¿por qué no?» ¿Cierto? ¡Falso! Cuando se trata de algo tan importante como su verdadero amor, no se conformará con alguien que no tiene nada en común con usted. De hecho, es muy probable que no conforme con alguien que sea menos que lo ideal. Estos no son los resultados que uno espera en los sitios de citas.

 

Entonces ¿por qué nos conformamos con las ofertas de empleo que se acumulan en nuestras bandejas de entrada?
Con ojos soñadores y mariposas en el pecho, me dispongo a encontrar el puesto de trabajo perfecto. Puesto que tengo título en Derechos Humanos y Relaciones Internacionales, busco un puesto, principalmente en estos campos, como asociada o pasante en una ONG u organización sin fines de lucro. Preparo mi CV y encuentro unos cuantos sitios de empleo que prometen ayudarme a encontrar empleos que se ajusten a lo que busco en su extensa lista de empresas. Suena tentador.

 

Primero fijo mis esperanzas en varios tablones de anuncios: algunos de los sitios más grandes del país y unas cuantas plataformas mundiales. Subo mi CV a cada uno, y llega ya mi primera inquietud: Me dicen que los cazatalentos ahora pueden ver el CV porque ya está «activo». Pero ¿qué significa eso? ¿Cómo está activo, qué es lo que ven, por qué lo ven y lo más importante, dónde? Mi información personal, mi foto y todo lo demás están en algún lugar donde todos pueden verlos.

 

Todos menos yo, aparentemente. Incluso están los llamados «agregadores», quienes encuentran y unen toda mi información en línea, combinando toda mi presencia en línea en un perfil en su sitio sin que yo ni siquiera lo sepa. Es muy probable que yo sea ahora una parte infinitesimal de una enorme base de datos: una de miles o hasta millones de personas que se hayan unido a una lista de candidatos, el equivalente digital a la montaña de CV en papel sobre el escritorio del gerente de recursos humanos, quien fácilmente los pasa por alto o a lo mejor los hojea rápidamente. Me pregunto de qué sirve todo esto.

 

job matching

 

También pruebo una de las redes profesionales más amplias para averiguar si el ámbito del «reclutamiento social» realmente merece los elogios que recibe. Esta plataforma promete algo adicional: la oportunidad de conocer a personas que pueden servir como recomendantes o asesores. Pero aquí también hay algo que no concuerda. Dudo sinceramente que mi maestro de secundaria o el vecino de al lado representen el camino hacia el empleo de mis sueños. Este método trae una amenaza más. El motor de búsqueda está recopilando datos, como es de esperarse, pero esta vez no solo se trata de mis experiencias personales, sino también de los temas que sigo y mis relaciones. Entra aquí la escalofriante página «Amigos que tal vez conozcas».

 

A ver los resultados de tanto esfuerzo. Me proporcionan resultados instantáneos, y en algunos casos, correos electrónicos, todos los cuales afirman haber encontrado algo que «coincide» con mis capacidades y cualificaciones. Pues, ¡qué sorpresa es que, de alguna manera, repentinamente tengo casi todas las aptitudes necesarias para ser ingeniera química! Exasperada, dejo esta plataforma al lado y me enfoco en mi propia búsqueda. Lo que concuerda exactamente con mi perfil se ve reducido cuando solo tengo la opción de incluir un «qué» y un «dónde» en los criterios de búsqueda instantánea. «Qué» más «Dónde»: ¿es esta la fórmula secreta que revelará la carrera de mis sueños?

 

Independientemente de que utilice un sitio nacional o internacional, la calidad de los resultados es la misma. Solo varían la escala y longitud de los resultados o las posibilidades de que un empleador me encuentre. En mi experiencia, los resultados que recibo buscando en los tablones de empleos y los sitios de medios sociales son en la mayoría de los casos inadecuados y más a menudo, absolutamente irrelevantes. En mi caso, aproximadamente el diez por ciento mostró una coincidencia relativamente adecuada. La búsqueda de carreras en línea trae consigo estrés y frustración por los pobres resultados, y de mayor importancia aún, preocupación con respecto a la privacidad.

 

Además, me tuve que preguntar si estaba sola en esta confusión: si tal vez había algo que hacía mal. Pero después de hablar con algunos compañeros de trabajo, me di cuenta de que mi experiencia no era para nada rara. Un colega, un productor de televisión, recibió sugerencias de parte de un sitio de redes sociales, indicándole que solicitara un puesto prometedor como ingeniero en materiales sintéticos. Otro, un maestro de inglés en busca de un puesto en la ciudad de Nueva York, tuvo los mismos problemas. Después de crear su perfil y adjuntar un CV complementario, también le enviaron unos resultados ridículos, siendo el más gracioso un puesto como «enfermero titulado». Pasamos horas buscando empleos. Los cazatalentos pasan horas analizando CV tras CV. La pregunta candente: teniendo los datos de cada parte en un mismo lugar, ¿por qué no hacerlos cuadrar? Con esto quiero decir compaginar todas las especificaciones proporcionadas por el usuario con sugerencias adecuadas. No simplemente encontrar resultados a partir de dos sencillas palabras clave, ni simplemente buscar en listados con tan solo estos dos términos. Sino en cambio, encontrar con exactitud la coincidencia de varios criterios. Después de todo, cualquier posible empleador necesitará saber de la capacidad, las cualificaciones y los permisos laborales de los candidatos.

 

Entonces ¿por qué toleramos resultados inapropiados? ¿Por qué nos conformamos con eso? Si no lo hacemos cuando se trata de nuestro amor verdadero, ¿por qué lo hacemos en nuestra búsqueda de empleo?
Creo que es así porque al parecer no hay ninguna alternativa. Después de realizar mi investigación, oí hablar de una nueva tecnología llamada coincidencia semántica, la cual parece ser la forma más novedosa para realmente conectar personas con empleos y viceversa. Le eché un vistazo a un par de estas nuevas plataformas y la más sobresaliente tenía el extravagante nombre de JANZZ.jobs.

 

Varios sitios afirman usar la coincidencia semántica, pero muchos de estos también proporcionaron opciones que tenían muy poco que ver con mi perfil. JANZZ.jobs presentó resultados de búsqueda que fueron superiores a los que obtuve mediante los otros métodos que menciono en este artículo. Aún se asomó uno que otro «leñador», pero la tasa de éxito estuvo cerca de un setenta por ciento en vez de un diez por ciento. Creo que esto se debió a que pude ingresar más criterios en la búsqueda para explicar en más detalle lo que buscaba. Luego, esta información se combina solo con aquellos empleadores que buscan habilidades relacionadas, y usted puede ver incluso qué tan exactamente su perfil coincide con el del empleador con un claro indicador del porcentaje. Es un alivio encontrar algo que devuelve opciones más precisas.

 

Y cabe destacar también que JANZZ.jobs pareció eliminar mi principal inquietud: la privacidad. Al utilizar la plataforma, en todo momento tenía claro exactamente dónde estaba mi perfil, e incluso pude buscarlo y ver cuáles detalles se mostraban. Tener la opción de omitir visitantes también resultó práctico, ya que pude agregar a mi empleador actual a la lista. Los parámetros de divulgación parcial y total le permiten al usuario permanecer en el anonimato durante el proceso inicial, protegiendo toda su información personal y por consiguiente reduciendo la posibilidad de discriminación laboral.

 

Sentí como si los empleadores me pudieran ver simplemente por lo que podía ofrecer: mi experiencia, formación y capacidades.

 

Ojalá haya podido explicar por qué, en mi opinión, la búsqueda de empleo necesita ser renovada y por qué JANZZ.jobs debería servir como un modelo para otras plataformas. Puede que sea difícil comprender lo frustrante que es este proceso hasta que lo prueba por usted mismo.

 

En cualquier caso, les digo a todos los otros motores de búsqueda de empleos, «Odio decepcionarlos, pero ¡no soy y nunca seré ‹talentosa chef vegetariana con habilidad para la pasta de hojaldre›! No hablo francés, no puedo utilizar Java ni tampoco herramientas eléctricas, si viene al caso, y no tengo experiencia alguna en filmación de documentales.» (Aunque ahora estoy reconsiderando mis opciones de vida…)

 

(Sitios incluidos en la investigación: Indeed, Monster, LinkedIn, XING, theLadders, Jobs.ch, Jobrapido, GlassDoor y JANZZ.jobs, entre otros)